Opiniones / diciembre 23, 2011

Unity: la otra cara de la moneda

Esta mañana me he levantado y medio dormido he cogido mi móvil. Alguien me había twitteado. Nada importante. Pero luego he mirado el Facebook y he visto este articulo. Mi cara a cambiado de : a o_O. Mas o menos.
En el articulo pone algo de unos premios inventados por alguien para premiar a las cosas que todo geek esperaba con mucha emoción y luego daba bastante que desear.
Entre ellos estaba Unity de Ubuntu. Y me a entrado un resquemor por dentro que no he podido aguantar y he tenido que dar mi personal queja a todos estos usuarios de Linux que están enfadados con los creadores de Unity.
Todo empieza con que esto del mundo de Ubuntu es una gran comunidad libre donde todo el mundo puede aportar algo dependiendo de sus conocimientos.
Entonces es cuando una gran idea de uno de nosotros hace que el resto de la comunidad critique esas largas horas de trabajo. Porque señores, Unity no se hizo de un día para el otro. Dudo mucho que fuese la típica idea universitaria de «Oh! Tengo una idea que va a cambiar el mundo!«. Sino que hubo trabajo, y del duro, durante un largo periodo de tiempo.
Hasta ahora, y digo ahora refiriendome a la ultima versión sin Unity, la 10.10, el típico usuario de Linux del cual me incluyo, esperaba esos largos 6 meses para la nueva actualización de su distribución favorita. La quemaba en un CD o la gravaba en un usb (o para los mas antiguos esperaba que llegara el cd al buzón) hacia la rápida instalación y descubría las nuevas maravillas que habían mejorado. Luego empezaban largas horas de instalaciones de programas, configuración de programas y sistema, detección de impresoras y un larguisimo etcétera.
Cuando explicamos esto a nuestros amigos no informáticos nos ponían una cara de «De que me estas hablando...» pero hay que reconocer que para nosotros es algo que muy en el fondo, nos encanta.
Pero lo que no ven muchos usuarios de Ubuntu, es que Unity no está hecho para ellos sino para ese tipo de usuarios que tanto necesita Ubuntu, que tanto necesita Linux. Esos usuarios son los que voy a llamar a partir de hoy «los usuarios que no son informáticos y solo quieren un ordenador para navegar, ver vídeos y tener un procesador de texto«. Largo, pero hasta el usuario de Windows lo entiende.
Y Unity consigue eso: que hasta el usuario más inexperto en informática, incluyendo a los usuarios que no son informáticos y que solo quieren un ordenador para navegar, ver vídeos y tener un procesador de textos inicien un Linux y puedan usarlo con suma facilidad. Porque Unity es un «lo quiero y lo tengo«.
Porque además nadie obliga directamente a usar Unity. Hay muchas opciones. Si te gusta Unity ningún problema, haz uso de él. Si no te gusta Unity, por la razón que sea, tienes la opción de usar Gnome 3 (que desde mi punto de vista está muy bien hecho, lo único que le queda madurar) o si aún así no te gusta Gnome 3, la opción de Gnome Classic es la mejor opción. Porque además es la opción de siempre. Es la opción de ponertelo a tu gusto.
Y después de este sermón, quiero dejar claro que no me gusta Unity. Personalmente pienso que la han fastidiado un poco. Se han querido abrir a un público que aún no tienen y el publico que tienen por ser como son lo están perdiendo poco a poco y no lo digo yo, hay graficos por internet que hablan por si solos. Pero en parte también me parece estúpido la acción de dejar el uso de una distribución por intentar ver Ubuntu de otra manera. De acercarse un poco al usuario no tan avanzado, o mejor dicho a los usuarios que no son informáticos y que solo quieren un ordenador para navegar, ver vídeos y tener un procesador de textos. Y creo que los usuarios «de toda la vida» estamos dando una muy mala imagen a Unity y por desgracia, también de Ubuntu. Te puede gustar más o menos, pero no por ello tienes que despreciar a toda una distribución por querer ir por otro camino.
En resumen, me gusta Ubuntu, me gusta como sistema operativo no solo porqué tenga efectos que visualmente me puedan agradar, no solo porque pueda moldearlo como a mi me gusta, sino porque sé que es un sistema operativo potente, porque sé que es seguro y porque tiene una filosofía de vida muy parecida a la mía. En realidad, da igual que uses Ubuntu, Fedora, Mandriva, Linux Mint, da igual si usas GNOME, KDE, XCFE, LXDE, lo realmente importante es que uses Linux o algún otro sistema operativo libre, que cada vez que te pongas en tu ordenador te sientas libre sin que ninguna empresa te oprima de libertad. Porqué como dice el gran divulgador de software libre, Richard Stallman: «El software libre construye una sociedad mejor«.
Compartir es de humanos, compartir nos hace mejor personas.

Un comentario “Unity: la otra cara de la moneda”

avatar
500
0 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
0 Comment authors
Recent comment authors
  Suscribirte  
más nuevos más viejos más votados
Notificarme

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Doble clic sobre aquí para cerrar.